Es casi inevitable llegar a diciembre y pensar en todo lo que nos ha ocurrido a lo largo del año que ha pasado. Puede que peses en una balanza todo lo malo que has tenido que soportar y del otro lado, pongas todo lo bueno que has disfrutado. Concluyes que ha sido un buen año o un mal año, pero siempre con la esperanza de que el año que empieza sea mejor.

La filosofía posmoderna, en mi opinión, ha calado demasiado profundo en nuestra sociedad.

Este artículo va por todos aquellos soñadores que siguen soñando a pesar de lo absurdo e irónico que parece el mundo a nuestro alrededor. La filosofía posmoderna, en mi opinión, ha calado demasiado profundo en nuestra sociedad. La vida no tiene sentido o propósito, el sufrimiento es incomprensible y se ríen de los locos que aún se atreven a intentar hacer de este mundo un lugar mejor. Durante los años que estudié literatura, en realidad era mi parte favorita; no porque esté de acuerdo, pero porque me ayudaba a entender los principios y valores que están conduciendo la cultura popular en general.

Todos sus esfuerzos por desacreditar la Biblia y los argumentos a favor de la existencia de Dios no son lo suficientemente destructivos.

Me sorprende entonces, que aunque la cultura popular occidental quiera hacerse cada vez más laica y borrar a Dios de la Historia, no lo consigue. Todos sus esfuerzos por desacreditar la Biblia y los argumentos a favor de la existencia de Dios no son lo suficientemente destructivos. ¿Por qué? Porque lo más absurdo e irónico que ha ocurrido en la historia de la humanidad es que Dios irrumpió en ella. Aunque quiten el pesebre de los ayuntamientos, nadie puede eliminar el hecho de que Jesús nació en un pesebre en Belén. Nadie puede borrar el sinsentido de que Dios en su amor y justicia, decidiera hacerse hombre y humillarse de una manera tan impactante.

Lo impactante de la vida de Jesús fue que tenía muy claro que venía a morir. Nadie hoy en día vive pensando en que la muerte llegará y nos tocará rendir cuentas ante Dios de lo que hemos creído, hecho, dicho y pensado. Creer que Jesús murió en una cruz en tu lugar es lo único que te librará del juicio eterno. Y si no fuésemos culpables ante Dios, si fuésemos buenos, te aseguro que Jesús no habría muerto. No habría hecho falta.

¿Por qué cada día más personas creen en esto? Porque Jesús no solo murió, sino que resucitó. Cuando ocurrió, la gente era tan escéptica con esto como lo somos hoy. Los muertos no resucitan con el cuerpo que tenían antes. Algunos pueden creer en la reencarnación o en una vida después de la muerte, pero el cristianismo gira en torno al hecho de que Dios va a restaurar por completo todo el mundo que Él creó y amó desde el principio. El final no es un final feliz de película, es el final con el que has soñado toda tu vida. Los más locos son aquellos que se atreven a creer y soñar despiertos hasta ver todo cumplido.

  Enviar por correo a un amigo

 Imprimir esta página

Leer la Biblia online   Necesito oración